Protección de Datos en las Nuevas Tecnologías: el crecimiento del Big Data

proteccion de datos big data
10/10/2019 consultors 0 Comments

Con la llegada del Internet de las cosas, se ha revolucionado la tecnología, se ha impulsado la inteligencia artificial y se ha creado un almacenaje de datos sobre clientes y productos, que será utilizado posteriormente por las empresas. Este fenómeno es conocido como el Big Data. Hoy en día existe un gran volumen de dispositivos conectados a Internet que generan una gran cantidad de datos y estos son explotados a su vez por instituciones y empresas para sacar la mayor rentabilidad, mediante la inteligencia artificial. 

El Big Data puede ser muy beneficioso para las empresas y nos puede ayudar a impulsar el crecimiento de la misma, ahora bien, el uso de los datos que almacenamos y utilizamos de los consumidores debe ser responsable y ajustarse a la normativa aplicable. 

¿Qué es el Big Data?

Big Data es un término por el cual se agrupan toda clase de técnicas de tratamiento de grandes volúmenes de datos que no pueden ser tratados de manera convencional. Las herramientas software clásicas de análisis de datos no tienen la capacidad necesaria para procesar tal volumen de datos. Por ello se crea esta inteligencia artificial con un objetivo común, convertir este volumen de datos en información útil, dándole valor de forma que pueda servir de ayuda para la toma de decisiones de un negocio.  

El Big Data se traduce en “tres V”, que acuñan su definición: volumen, variedad y velocidad. Esto es, Big Data son los datos que contienen una mayor variedad, que presentan un mayor volumen creciente y a una velocidad superior. Resulta muy interesante para las empresas ya que ayuda a entender el perfil, los hábitos y las necesidades de los consumidores respecto de sus bienes o servicios ofertados. 

Big Data en las Empresas

La incorporación del Big Data en las empresas y su explotación puede resultar muy beneficioso, pero para ello se requiere un cambio radical en la cultura empresarial de la empresa. Para su incorporación, se deberá seguir una estrategia digital, el establecimiento de nuevos objetivos enfocados a los resultados obtenidos por el volumen de datos extraídos, cambio de la tecnología de la empresa, incluso la creación de nuevos puestos de trabajo orientados a la extracción y análisis de estos datos. 

La inversión en esta tecnología puede resultar elevada, además puede ser crucial acudir a la ayuda de profesionales expertos en inteligencia artificial y Big Data, sin embargo reportará mayores beneficios para el negocio en el futuro. 

Los beneficios de la utilización de la inteligencia artificial en las empresas son infinitos, además permite optimizar el trabajo de la empresa creando nuevas capacidades, anteriormente inexistentes. Mediante esta inteligencia artificial la empresa puede ofrecer un servicio más personalizado y enfocado a cada cliente, por lo que aumentará la posibilidad de venta y en definitiva los beneficios a largo plazo. 

Un ejemplo de aplicación de inteligencia artificial en una empresa puede ser su incorporación en el servicio de atención al cliente. Mediante la Tecnología WebRTC ha sido posible la creación de un Software Call Center que incorpora la inteligencia artificial para dar un servicio óptimo y beneficioso para los clientes. Una de las herramientas más innovadoras que incorpora, es el cobro con tarjeta de crédito por teléfono. Se trata de un cobro completamente seguro, por el que los clientes pueden efectuar pagos sin la intervención humana. Así pues, las transacciones se llevan a cabo mediante un sistema de inteligencia artificial, es decir los datos del cliente se tramitan directamente con el banco sin ningún tipo de almacenamiento. 

Como hemos visto, el Big Data y la inteligencia artificial son claves para nuestro negocio, ahora bien la utilización de los mismos debe estar protegida para que no existan abusos de los datos de los clientes.

Protección de Datos en las Nuevas Tecnologías

Debido al crecimiento del espacio virtual, es cada día mayor el número de empresas que operan por Internet y que realizan todo tipo de transacciones e interacciones con los cliente vía web. El principal peligro de los ecommerce es la omisión de información al cliente de la utilización y almacenamiento de sus datos o la aplicación de cookies. En España, las principales normativas aplicables a la protección de datos son las siguientes: 

  • Ley orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPD).
  • Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (RGDP)
  • Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI) 

Su cumplimiento por las empresas es primordial si no quieren ver las consecuencias en el futuro. Por ello, es importante que las empresas que operan en Internet tengan en cuenta diferentes aspectos sobre la utilización y almacenaje de datos de consumidores: 

  1. En primer lugar, siempre se debe informar al cliente una vez que accede a su plataforma Web de la utilización de cookies, así como preguntar sobre su conformidad o desconformidad.
  2. Establecer en su página web un aviso legal que recoja los términos y usos de la web.
  3. Cuando se reclame alguna información del cliente, este deberá ser informado de la utilización de datos personales así como la finalidad de dicha información.
  4. Si tenemos un sitio web dedicado al ecommerce, se deberá incluir: denominación social, dirección, ​correo electrónico, datos de inscripción en el registro mercantil, número de identificación fiscal, información clara sobre el precio del servicio o producto, gastos de envío y códigos de conducta.
  5. Ofrecer una plataforma segura de pago. La autentificación de los datos que afectan a la legalidad de las compras debe ser garantizada mediante un canal de comunicación seguro, con un certificado de seguridad expedido por una entidad colaboradora garantizando de esta manera el tráfico de información seguro.

Por todo ello, el uso responsable y óptimo de la inteligencia artificial y del Big Data puede resultar en grandes beneficios para su negocio.